¿Bajo que valores sustentas tu Tormenta de ideas?

Bajo que valores sustentas tu lluvia de Ideas (Brainstorming)

En muchas ocasiones he podido estar en reuniones en donde alguien sugiere el podamos hacer el ejercicio de una lluvia o tormenta de ideas (Brainstorming) para un proyecto o un obstáculo en una corporación, empresa, negocio ó Ministerio. Muchas veces esto lo puedes ver como mucha gente gritando, exponiendo sus ideas, con una pared llena de papeles, símbolos, ideas entrecortadas, pareciera un jardín infantil para niños con malas habilidades sociales.
Eso en muchas ocasiones es una sesión de lluvia de Ideas. En donde algunos afirman que esto es eficaz mientras que otros lo descartan totalmente y dicen que es un bonito entretenimiento para sus Ejecutivos.

En mi caso, he hecho eso de la lluvia de ideas Corporativas y he hecho otras en familia en casa, algunas veces nos ha funcionado muy bien, pero ahora quiero ir mas allá y es:
¿Bajo que principios y valores vas a sustentar tu tormenta de ideas?.

Es cuando viene el análisis, critica y evaluación en donde podemos conciliar esas ideas en conflicto, ponerlas en orden y darles forma, abordarlas de la mejor forma en vista que si no lo hacemos la sesión habrá sido una pérdida de tiempo.

Esperar alcanzar grandes resultados sin un trabajo duro es ignorar la realidad.

Esperar alcanzar grandes resultados sin un trabajo duro es ignorar la realidad. Muchas veces (cuando eres un creyente activo) se nos olvida llevar esas ideas o Planes al Altar (El lugar donde esta la Menorah, ese lugar secreto) pues ahí está su luz que siempre representa Educación y Sabiduría.

Ocasionalmente, escuchamos decir: “esta persona es un iluminado” lo cual seguramente están tratando de decir: que es una persona educada en un área especifica. En otra ocasiones decimos “ella es una joven brillante” y lo que tratamos de decir es: “que es una persona excelente en algo” pero no significa que brilla en la oscuridad.

Para otros el Altar significa: “el lugar del Sacrificio” y esto por el mal uso o los abusos tiene un pobre sentido. Y ese lugar en vez de ser un sitio de alumbramiento y educación lo vemos solo como el lugar donde se ofrece una ofrenda o sacrificio.
Ten presente que nada de valor puede alcanzarse si no se invierte en ello de forma constante algo.

Ten presente que nada de valor puede alcanzarse si no se invierte en ello de forma constante algo.

Todos necesitamos Sabiduría ya sea en los negocios, empleo, matrimonio, con los niños, la sociedad y para lograr notoriedad necesitaras trabajar duro, dejando de un lado algunas soluciones rápidas las cuales son momentáneas y sacrificando algunas relaciones y diversiones para lograr construir algo poderoso para el futuro.
La verdad es que para poder llegar a ser sabio siempre implicará sacrificio y entre más dedicado y comprometido estés tendrás mucho menos tiempo para las fiestas, reuniones y entretenimiento que en tu entorno lo podrás en medio de tus amigos que no tienen ningún compromiso.

La verdad es que si no estás dispuesto al sacrificio no podrás optar a una educación real. Por eso, el altar y el alumbramiento (de la Menorah) son inseparables.

La verdad es que si no estás dispuesto al sacrificio no podrás optar a una educación real.

Muchos hemos escuchado, leído o aprendido consejos los cuales reconocemos como verdaderos y que sabemos que nos beneficiarían pero desgraciadamente mas del 90% de las personas dejamos el trabajo duro y dedicación que son necesarios para implementar el consejo.
NO cometas esos errores, aprende los pasos en tu ser interior para poder corregir el rumbo y alcanzar el éxito en tu vida.

Aprende a escuchar y vigila tus pensamientos y acciones para ver si realmente están alineada con los Principios y Valores que están en nuestro manual de Vida
Antes de tener una TORMENTA de Ideas es mejor que tengas una TORMENTA DE ORACIONES.
Lo creas o no para mi (como creyente activo) la oración siempre será el Alfa y la Omega de la Planificación Estratégica.

Alguien dijo muy sabiamente: “Planifica como si todo dependiera de ti, pero tienes que asegurarte de orar como si de Dios dependiera todo”.

Un abrazo,
Amilcar Kraudy

Leave A Response

* Denotes Required Field